Internacional

La voz de los disidentes rusos: «Ucrania está haciendo recuperar a Europa sus ideales de democracia»

Esta noticia aparecio primero en ABC y todo el contenido les pertenece

Liudmila Ulítskaya (Dablekánovo, 1943) y Vladímir Sorokin (Bykovo, 1955) pertenecen a generaciones y tradiciones literarias diferentes, pero la invasión de Ucrania, la guerra y, en fin, una disidencia de largo recorrido, los ha convertido en atípicos y accidentales compañeros de viaje. Oráculos de las letras rusas contemporáneas, los dos viven en Berlín desde que empezó la guerra hace justo un año y juntos viajaron a Barcelona a finales de enero para participar en el ciclo ‘Otras voces, otras Rusias’ impulsado por el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB). Un vistazo transversal a esta nueva diáspora rusa que agrupa a escritoras e intelectuales como Anna Starobínets, Maria Stepànova, Maxim Ósipov y Andrei Filimonov. La voz de la crítica y la disidencia, predicando desde el otro lado de la frontera. «La inteligencia cultural está abandonando Rusia. La atmósfera en Moscú es pesada y triste; más aún desde que empezó el reclutamiento», asegura Sorokin, eminente posmoderno al que títulos como ‘Grasa azul’ y ‘El día del oprichnik’ le valieron el apodo de ‘la pesadilla literaria de Putin’. «Yo soy una persona libre, nunca he trabajado para organismos públicos ni oficiales. Siempre me he intentado mantener al margen de lo oficial», añade a su lado Liudmila Ulítskaya, gran dama de las letras rusas y ganadora del premio Formentor de 2022. Noticia Relacionada Guerra en Ucrania reportaje Si Leópolis: el amor a España que permanece en Ucrania Angie Calero Los 250 miembros de la Asociación de Hispanistas de Ucrania se han convertido durante la guerra en las principales fuentes de información para España y Latinoamérica —¿Cómo les ha cambiado el exilio? —Liudmila Ulítskaya: Yo no me he exiliado: mi hijo me fue a buscar a finales de febrero y me llevó a Berlín. Hice mi maleta de siete kilos y me fui con él. Me he tenido que adaptar a un nuevo espacio, que es Berlín. —Vladímir Sorokin: Es una cuestión de voluntad, no de obligación. La diferencia entre nuestro exilio y el que se produjo a finales del siglo XX radica en la voluntad. Durante los últimos 20 años, mi mujer y yo hemos estado viviendo entre Berlín y Moscú, y sólo dos días antes del inicio de la guerra decidimos trasladarnos a Berlín. Entonces la guerra empezó. Yo podría volver, pero no quiero. Hemos decidido huir de ese aparato político. Es mi elección, no la elección del Estado. Noticias Relacionadas estandar Si LIbros Andréi Kurkov, el absurdo de la guerra en el Donbás Mercedes Monmany estandar Si La literatura ucraniana, lo único hermoso que dejó al descubierto el dolor Karina Sainz Borgo —¿Sienten que se espera más de ustedes ahora mismo simplemente por el hecho de ser escritores rusos? Hace años, cuando asesinaron a Anna Politkóvskaya, Liudmila ya dijo que no le gustaba hablar de esos temas, pero se sentía obligada a hacerlo. —Ulítskaya: Yo me debo a mis libros. Sirvo a mis libros. Y contestar a las preguntas de mis lectores es una obligación. Si me preguntan por mis opiniones políticas, sin duda contesto. —Sorokin: Es una pregunta recurrente para todos los escritores. Yo he intentado mantenerme al margen del poder, pero ahora mis mañanas empiezan leyendo en el periódico las informaciones relativas a la guerra. No es buen momento para realizar literatura de ficción: la novela se escribe cuando el conflicto ha pasado. La guerra molesta. Es un momento horrible, un sueño horrible. Pero es real. Eso quiere decir que no hay espacio para el distanciamiento. El papel de Europa Ulítskaya y Sorokin coinciden en que Ucrania debe ganar la guerra («es la única esperanza que hay para que Rusia se regenere», asegura el autor de ‘El hielo’), pero difieren ligeramente en el papel que debe jugar la Unión Europea en el conflicto. Así, mientras que la autora de ‘Sóniechka’ considera que «Europa tiene suficiente problemas propios como para preocuparse de lo que pasa en Rusia», Sorokin cree que «Ucrania está haciendo recuperar a Europa sus ideales de democracia». «Han hecho falta estos doce meses para que empecemos a entender quién es Putin. Antes no se había prestado la atención suficiente al conflicto ucraniano, del mismo que tampoco se había prestado atención a lo que ocurrió en Georgia. La sociedad se ha convertido en esclava de la propia corrupción y esto se traduce en la formación de un régimen dictatorial. Solamente cuando han muerto decenas de miles de ucranianos es cuando Europa ha empezado a reaccionar y dotar a Ucrania de armamento. Ha tenido que ocurrir todo esto para que Europa empiece a despertar», relata. Vladímir Sorokin Pep Dalmau Sorokin, el azote literario de Putin Novelista, dramaturgo y guionista con más de cuarenta títulos publicados, Vladímir Sorokin es, además de uno de los escritores posmodernos más celebrados de la literatura rusa contemporánea, el azote literario del Kremlin y la pesadilla de Putin desde hace más de dos décadas. Versado en el arte de la provocación, 2002 su novela ‘Grasa azul’ suscitó airadas protestas grupo juvenil ultraconservador Nashi al incluir el libro una escena sadomasoquista protagonizada por Stalin y Jrushchov. —¿Qué creen que opina Putin de intelectuales como ustedes? —Ulítskaya: No le interesan en absoluto. Para él es una parte minúscula de la sociedad. No representa ningún tipo de peligro. —Sorokin: Putin desprecia a los intelectuales. —Ulítskaya: Hay que tener que en cuenta que los servicios especiales no respetan a nadie, y estos servicios están alimentados por el gobierno. Antes de recoger el premio Formentor por, entre otras cosas, la «sensibilidad con la que narra la desdicha de las personas», Liudmila Ulítskaya dejó dicho que al salir de Rusia no estaba salvando su vida, sino su libertad. Ahora, meses después y a más de 3.600 kilómetros de su casa, esta eterna candidata al Nobel de Literatura aboga por reinventarse e insiste en rechazar la condición de exiliada. «Tengo 80 años y el destino me ha llevado allí. Mi abuelo estuvo en los campos de concentración de Stalin, así que ya tengo experiencia familiar en lo que respecta a empezar de cero. Sé que es posible», asegura. Sorokin y Ulítskaya posan en el interior de CCCB Efe Algo más locuaz, Sorokin también esquiva etiquetas y rehúye el exilio ya que, asegura, confía en poder volver a su país en poco tiempo. «Mi ilusión es que el régimen de Putin pueda caer en breve y pueda regresar a mi país. Es una utopía, pero me ayuda en mi día a día. Rusia es un país muy impredecible, por lo que es muy difícil hacer cualquier vaticinio. Si en 1984 me hubiesen dicho que se acabaría publicando ‘Archipiélago Gulag’ no me lo hubiese creído, como tampoco hubiese creído que al cabo de seis años se derrumbaría la Unión Soviética», explica. La resistencia del humor Lejos del hogar e instalados en una ciudad que, asegura, Sorokin, «no es agresiva y, a diferencia de Moscú, no exige nada de ti», a ambos los hermana algo mucho más poderoso que la nacionalidad o el idioma: la risa. Sí, el humor como arma de reconstrucción masiva; como escudo para protegerse de un contexto tremendamente hostil. «El humor es imprescindible para representar lo grotesco, como demuestran grandes humoristas como Gógol o vuestro Cervantes», defiende Sorkin. «Mi humor viene de mis antepasados hebreos, que hacían chistes de las situaciones más inverosímiles», desvela Ulítskaya, bióloga de formación y escritora por convicción. «Desde la niñez empecé a escribir, con el tiempo esto se convirtió en mi oficio. Y mi vida es lo que escribo. No tengo en cuenta cuál es mi labor como escritora», relativiza. «Nietzsche ya escribió que el humor es el último bastión de la civilización. La ideología soviética lo que quería era que el ‘homo sapiens’ fuese una máquina obediente y preparada para todo. quería privar al hombre de sus posibilidades y hacerlo vivir de una manera miserable. Pero no consiguió destruir el humor», añade Sorokin . Otra cosa es que al régimen en cuestión todo esto le haga la más mínima gracia, como bien sabe el novelista y dramaturgo: su despiadada sátira ‘Grasa azul’ se tradujo en una destruccion pública de sus libros frente al Teatro Bolshoi y, peor aún, un proceso en su contra por divulgar pornografía. La escritura como refugio «Mi obra es para todo el mundo, pero sobre todo para lectores muy tolerantes», defiende Ulítskaya, a quien títulos como ‘Daniel Stein, intérprete’, ‘Sinceramente suyo, Shúrik’ o ‘Mentiras de mujeres’ han convertido en una de las grandes voces del imaginario postsoviético. «La literatura es un refugio perfecto, como la música: el gran Johann Sebastian Bach nos dejó muchos regalos, y yo se lo agradezco enormemente… A veces me gustaría que la realidad se pareciera más a la literatura, pero por desgracia la realidad es más cruel y despiadada que la literatura», reflexionaba la autora en este mismo diario el pasado mes de septiembre. Liudmila Ulítskaya Pep Dalmau Ulítskaya, una bióloga con vocación de Tolstói Eterna candidata al Nobel de Literatura, Liudmila Ulítskaya es bióloga de formación y trabajó en el Instituto de Genética de Moscú antes de emprender su carrera literaria. Fue, además, directora de repertorio del Teatro Kámerni de Moscú. Considerada como una de las grandes voces de la literatura rusa contemporánea y frecuentemente comparada con Tolstói, es autora de más de una veintena de libros de ficción, cuentos infantiles y obras teatrales. Lumen acaba de reeditar ‘Los alegres funerales de Alik’. Normal que, a la hora de valorar el papel que puede jugar la literatura en un momento como este, la autora rusa no sea un dechado de optimismo. «Es muy dificl que ahora mismo la literatura sea un instrumento que pueda propiciar la paz -reflexiona-. Pero sí que es verdad que su papel es fijar un panorama que la permita en un futuro». «Las novelas no hacen guerras, las describen», resume Sorokin, quién no puede dejar de maravillarse ante la obstinación con la que el hombre se empeña en tropezar una y otra vez con la misma piedra. «Lo que yo me pregunto es por qué el ser humano no puede vivir sin violencia. Es un acto metafísico de la raza humana. Y cada generación de artistas podría responder a su manera a esta pregunta», explica. —¿Qué literatura creen que saldrá de todo esto? —Sorokin: Tras el periodo de guerra es probable que se produzca un periodo de explosión literaria no solamente en ruso y ucraniano, también en otros idiomas. Pasa siempre después de las guerras. De todas maneras, hay que dejar pasa el tiempo. La poesía está más asociada al presente de la guerra, ya que no hace falta esperar, como en la prosa. —Y ustedes, ¿están escribiendo? —Sorokin: Lo intento, pero muy despacio. —Ulítskaya: Cartas a los amigos. —Sorokin: Yo también, sí, —Ulítskaya: Como bióloga, creo que el hombre es el único capaz de crear historia y recordarla. e incluso quienes sólo escriben cartas a sus amigos se dedican a eso, a contar lo que están viviendo. 

About Author

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Podria Gustarte

Internacional Noticias

Second Victim of New Year’s Eve Fire Dies, Fire Ruled Accidental

A second victim of the New Year’s Eve fire at 427 W. Lemon Street has died. The victims, 18-year-old Anna
Internacional Noticias

Boil Water Advisory issued for 100 block of North Duke Street

DRINKING WATER WARNING BOIL YOUR WATER BEFORE USING BOIL WATER ADVISORY IS ISSUED FOR: • 115, 119, 120, 125, 126,
Generated by Feedzy